domingo, 22 de octubre de 2017

martes, 10 de noviembre de 2015

CARTA A ANTONIO RUIZ LÓPEZ DE LERMA



La Laguna, 19 de septiembre de 2015


Mi querido amigo Antonio:

    Sabes muy bien que, a veces, la vida nos da golpes y no sabemos por qué. Nos preguntamos a solas, en el silencio de la madrugada o al caer la tarde, por qué hay días que se antojan grises, aunque el sol brille en todo su universo, por qué sentimos la niebla, aunque el paisaje esté nítido. Y nuestras preguntas quedan en el aire, sin una respuesta que nos calme y nos preste el sosiego que esperamos. Pero tú estás ahí, hoy, para recibir un merecido Reconocimiento de Honor y, de pronto, te das cuenta de que las respuestas se manifiestan, de que tu persona, tu buen hacer, te ha dado una hermosa respuesta, que sólo reciben las personas como tú.

   Quisiera estar hoy ahí, junto a Paquita, celebrando tu gran día, pero ya sabes que el mar es muy profundo y tengo tanto mar hasta llegar a tu tierra… Por eso, te he dedicado esta carta, estas palabras de amiga para que sepas que, aún en la distancia, mi presencia es cercana y sincera y que celebro ese momento en que sabes cuánto te queremos y admiramos.

   Hace apenas unos días, Valdepeñas sólo era para mí el nombre de un lugar que abrigaba Ciudad Real, un lugar sin ninguna referencia que me atara a la amistad y a la belleza de ese lugar. Pero quiso la vida que la presentación de “Luciérnagas del alma”, me llevara hasta allí, sin saber bien por qué sentí la imperiosa necesidad de asistir a ese Acto, tan lejano de mi isla, aunque el alma me decía que ese día, mi sitio estaba en Valdepeñas. Y doy gracias al cielo por indicarme ese camino, porque a mi vuelta a casa, me he traído en el  equipaje de mi corazón la experiencia de haberte conocido, al igual que a Paquita, esa maravillosa mujer compañera de tus días.

   La amistad no conoce el tiempo, Antonio. No es más fuerte si es avalada por los años. La amistad puede surgir en un instante, es sentir que, sin saberlo, nos conocíamos desde siempre. Es ese maravilloso milagro de sentir que ya estás menos sola, que el mar se hace menos inmenso. Y doy gracias a la vida por ello.

   Hace sólo unos días, dejaste en mis manos “Un camino a poniente”. Más tarde, otros versos y otra música. Y quisiera decirte que el camino al poniente se hace más llevadero cuando sabes que no estás solo, porque no estás solo, Antonio. Tu persona, tu saber estar, tus versos desperdigados por el alma de tus lectores, hacen que siempre estés con nosotros.

   Muchas felicidades por este Reconocimiento y como rezan tus versos:

                            Una día cualquiera llega la mañana 
                            con su beso de sol. Llama atu vida, 
                            te acaricia la frente y te convida 
                            a beber el `paisaje.
                      (...)
                          
Que siempre te acompañen estos versos.

Recibe el abrazo de tu amiga

Cecilia Álvarez  -Poeta-

  

  

 

domingo, 31 de mayo de 2015



El pasado 16 de Mayo, en la sede de AFAD (Salida Carretera Moral s/n) tuvieron la lectura de poemas de la antología "Apuntes junto al mar de la memoria" del...
valderec.es

viernes, 29 de agosto de 2014

CONCESIÓN DE GALARDÓN


El premio Embajador Empresarial que otorga Feceval en el Acto Institucional de las Fiestas del Vino este año ha recaído en el poeta valdepeñero Antonio Ruiz López de Lerma. Un reconocimiento que el poeta acoge con mucho cariño.

 https://www.facebook.com/pages/Televaldepe%C3%B1as/205812466235710?fref=ts 

 La entrega del galardón tuvo lugar el día 5 de septiembre en el ACTO INSTITUCIONAL de las FIESTAS DEL VINO de Valdepeñas.

Palabras del Poeta en el Acto:



Debo, en primer lugar, agradecer a la Federación de Empresarios de Valdepeñas el honor que me hacen con esta distinción y la ocasión que me dan para dirigirme a mis conciudadanos y agradecerles el cariño con que me acogen cada vez que les doy a conocer mi quehacer literario. Gracias por acudir a mis citas, cada vez que os convoco para haceros partícipes  de lo último que he escrito; gracias por vuestro afecto y vuestro apoyo.
Acepto de corazón el nombramiento sin cuestionar si soy o no merecedor de él, no voy a utilizar el tópico de “inmerecido”, usual  en estas ocasiones. Quienes me escucháis tenéis la última palabra. Lo acepto como un regalo que me hacéis, producto del afecto   -no en vano media en vuestra decisión la frase “por unanimidad”, que no por la voluntad o imposición de una persona, obviando el sentir de la mayoría-    y por el que os doy las gracias.
Queridos empresarios:
Debo manifestaros que este título con el que hoy me honráis, no me resulta extraño; siempre me he sentido un poco embajador de esta Ciudad que es la mía, he cantado su nombre y encumbrado su recuerdo a cuantos lugares me fue llevando mi quehacer de poeta; he hablado de ella, no sólo a lo largo de las tierras de España donde dejé el leve eco de mis versos, sino también en lugares de Europa y aún de América del Sur.   Supieron las Madres de Mayo, en su sede de la calle Irigoyen de Buenos Aires, del lugar de mi origen, con ocasión de la lectura de “Plaza de Mayo”, que Eve de Bonafini me invitó a hacer allá y en la que les hice entrega del manuscrito original.
Como lo supieron en Quito, donde se publicó mi último poemario y donde he leído mis versos en varias ocasiones, en cada una de las cuales deje a modo de tarjeta de presentación este poema:
 “…Nací en un mar de tierra enamorada
 bajo un hueco de sol. Allí mis señas
quedaron en la piedra, y de la altura
de este primer solar tomé la azada
para labrar mi verso, Valdepeñas.”
El desaparecido poeta Pedro Valdecantos, -Delegado del Gobierno en Ciudad Real al principio de los años ochenta-   que puso prólogo a mi libro “Paisaje en gris, escribía en él:
“…Y el poeta ha sacado su silla de anea, para recostarla en el muro blanco que es Valdepeñas. Ahí está su mundo su paisaje, su cadencia. Aún un punto más de acercamiento en su barrio de “El Lucero”, paseado por el retén de sus sueños… “lugar ajeno al tiempo” … Su libro “Paisaje en gris” se abre con un conjunto de tres poemas, bajo el epígrafe “Palabras por la tierra del cariño”, como si tuviera prisa por dejar las cosas en su sitio. Para no perderse, porque no quiere hacerlo, deposita la perspectiva en el sugerente rincón valdepeñero…”
Llevaba toda la razón… Aquí está mi mundo, mi paisaje, mi cadencia y, aún un punto más en ese barrio donde invertí, como docente, muchos años de mi vida y al que llegué a amar profundamente. Los versos que escribí hace tres décadas y leo a continuación darán fe de lo que afirmo:
Mi barrio es como plata cincelada,
Que me acoge el camino cada día;
como una mies nevada. Y se diría
que el firmamento, en él, clavó su azada.
Son cósmicos sus nombres; grada a grada
me llevan al azul. El mediodía
lo barniza de lumbre.
                                     Todavía
El pueblo vive en él. Más apartada,
Se extiende una colmena pretenciosa,
que ha querido volar sobre el pasado
y juega a gran ciudad. Pero “El Lucero”
conjuga aquí la calma misteriosa
del hombre sin reloj, como sagrado
lugar ajeno al tiempo venidero.

Dicen que los valdepeñeros llevamos “las Aguzaderas” metidas en la cabeza; no iba yo a ser una excepción, esos dos cerros que celan al norte la entrada a Valdepeñas, proyectan de forma permanente su amorosa sombra en mi recuerdo y en los endecasílabos de mi vida:
   Tu paso va en mi verso cotidiano,
tu poso en el vasar de mi querencia,
tu peso en el lagar de mi demencia,
tu llano en el azul de mi majano.

Tu horizonte me sella el altozano
de las altas esperas. La paciencia
de Dios en los caminos de tu ausencia
me sabe a eternidad. Solar temprano

que sabe de miradas a la altura,
de detenida lluvia y sufrimiento,
de pan ganado a golpe de sudores,

mi corazón recita tu hermosura,
mitad de copla ronca  -gris lamento-
y otra mitad de luz de labradores.

Vuestro galardón, que recibo con orgullo, me certifica la etérea labor de promoción que me satisface haber llevado a cabo, en compañía de mi compañera de vida, a lo largo de los años, en los diversos lugares donde llevé el zurrón de mi poesía. Y, con ella, el quehacer de pregonar con orgullo el producto unido de forma permanente a esta Tierra: el vino. Vino, compañero de “samborces”, de festejos; vino que pone alas a la palabra y magia al pensamiento, compañero de coplas…  Donde quiera que fuimos,  nunca olvidamos la costumbre, adquirida hace años, de poner, cuidadosamente protegida en la maleta, viajeros del verso hacia cualquier lugar, una botella de nuestro vino… Nos complacía, como nos sigue complaciendo, ver que aquellos con quienes lo compartimos, tras admirar su color de rubí a través del cristal de una copa, ponderaban la calidad de ese vino que toma el nombre de este lugar y lo hace eterno - Valdepeñas no podría concebirse sin su vino-   y que saboreaban por vez primera

Siempre suelo pedir, donde soy requerido, que finalizada mi labor de “juglar”, se comparta una copa de vino de Valdepeñas. El C.R.D.O. Valdepeñas os puede dar fe de lo que afirmo. Y así lo seguiré haciendo, podéis creerlo.

Permitid que, para terminar, os cuente una anécdota: En una de aquellas ocasiones, que antes os relataba, mi anfitrión, aspirando  el aroma de la copa, me preguntaba reiteradamente “¿A qué huele este vino…?. Insistía tanto que tomé una servilleta de papel y escribí estos versos que podéis leer en el Museo del Vino de nuestra Ciudad y que, más tarde, se convirtieron en canción pasando a formar parte de mi C.D. “Balada de Septiembre”:

     ¿ A QUÉ HUELE ESTE VINO … ?  
                                  
   Huele a amistad y a tiempo de ilusiones,
a sueño y a paisaje, a algarabía.
Huele a recuerdo, a luz; huele a canciones
de juventud perdida y armonía.

Huele a paz compartida, a campo, a cielo.
Huele a solar manchego y a ribera.
Huele a jornal, a senda, a tenue velo
de tul ilusionado. Huele a espera.

Huele a pasado añil entre membrillos;
a colcha de algodón. Huele a camino.
Huele a pueblo, a laguna, a amanecida,

a trigos que se mecen amarillos,
a copla y a guitarra; al ambarino
collar de alguna novia. Huele a vida.

Y termino. Con este nombramiento me habéis dado algo muy importante, la seguridad del afecto de este Pueblo. Podéis estar seguros de que me sentiré orgulloso de llevarlo…
Disfrutad, queridos paisanos y visitantes, de la fiesta; disfrutad de la amistad, disfrutad del placer de una copa de vino en compañía y que el Cielo, por mediación de nuestra bendita Patrona, la Virgen de Consolación, os derrame su Luz en el camino.

La grabación del momento de esta intervención se puede ver en mi página de facebook y en:
  http://youtu.be/Gea9zGDKqv4

viernes, 3 de enero de 2014

PRESENTACIÓN DE "APUNTES JUNTO AL MAR DE LA MEMORIA" EN VALDEPEÑAS

                              
 
                                             PRESENTACIÓN DE ANA ROSA SANTOS



Señoras, señores;  estimados amigos.
Agradezco antes de todo a Antonio Ruiz López de Lerma, la deferencia que  ha tenido conmigo, al pedirme que  presente este nuevo  libro de poemas, “Apuntes junto al mar de la memoria” que con tanto mimo y cariño ha escrito.
Puedo decir, que  conozco a Antonio desde siempre: de oídas,  por valdepeñero, creo que casi todos nos conocemos;  pero fue, a través de tu mujer, Paquita, mi verdadera amiga la que nos puso en contacto.
Años después, compartimos por un tiempo Instituto. Fuiste profesor de matemáticas y para mi, que soy de letras, me impresiona y no me cabe en la cabeza, que una persona cuadriculada pudiera darse a la escritura y sobre todo a la poesía—quizás por eso de la métrica—que es un género harto difícil y que requiere una sensibilidad y sentimentalidad profundas.
El libro que presento hoy, APUNTES JUNTO AL MAR DE LA MEMORIA, es una antología que recoge poemas escritos en sus diferentes libros publicados con anterioridad, además, de unos cuantos inéditos al final.
No puedo escoger por Uds. y decirles cual de los poemas es el mejor o el mas bello, el que mas me ha llenado o el que mejor recuerdo, porque eso, es muy subjetivo y la poesía no se lee como una novela, que traza un camino, tiene un principio, un desarrollo y un final, sino que tiene la ventaja que uno puede abrir el libro y escoger según el momento y el estado de ánimo que se tenga. Es una invitación al recogimiento y a la meditación.
Aquí encontramos poemas que hablan de personas que sufren, que luchan por vivir, por la injusticia, como cuando dice ……….. “los ecos desmadejan por la plaza el quejido de la naturaleza herida” , refiriéndose a las Madres de la Plaza de Mayo, en Argentina Pero lo que siempre reivindica es la libertad y la vida e incluso se atreve a enseñarnos  la manera de cumplir con nuestros objetivos para alcanzar ser un hombre o mujer plenos, como hace en sus poemas  “Oración por los chicos que hoy tengo a mi cuidado”  y  “ellos eran ……como gotas de rocío, leves margaritas…. Hasta que aquellas tres violetas marchitaban sintiéndose crecer.
Comparto plenamente la definición que Blanca hace de su padre, que es un poeta comprometido y un humanista. Antonio fusiona en este libro lo íntimo,
la vida cotidiana, la familiar y los amigos, la gente aunque como apunta Neruda “ No tuve tiempo para todos” y por otra parte, la defensa de los más débiles y de aquellos que desaparecieron dejando en él una huella .
Aunque he dicho que no puedo escoger por uds, hay un poema que quiero destacar porque entre los muchos que hablan de su familia, éste en particular se refiere a su mujer y compañera, Paquita, se titula “Es casi madrugada” y el autor retrocede en el tiempo, mucho tiempo atrás cuando él, enamorado, la esperaba que saliera de Radio Juventud de Valdepeñas, donde trabajaba. Lo destaco porque a mí también me traen recuerdos de juventud, cuando el Instituto Bernardo de Balbuena compartía edificio con la radio y siendo chavales, soñábamos con encontrar nuestro camino y nuestro amor.
Y ¿como entiendo yo la escritura de Antonio? Pues de la siguiente manera: Escribir, es para Antonio, escuchar, observar, husmear, convertirse en ventana o en lámpara. Agudizar la mirada, el olfato y hacer un vacío dentro de si mismo para que la vida penetre y deje su sedimento.
El se convierte en risas y lágrimas, en esperanza, en impaciencia. Cuando escribe abre completamente los brazos y se entrega a la vida. Atraviesa los mares y las montañas a la caza del detalle y sobre todo, escucha.
En definitiva, nutre su poesía de detalles, colores, reflexiones, ternura, dulzura y frescos céfiros.
Y como ya le expresé a el personalmente, lo vuelvo a repetir hoy aquí:  Entre tus poemas, Antonio, laten amores, aficiones, amistades, a la vez que soledades que en el lector dejan una profunda huella, porque en tus versos nos estas indicando que siempre se está a tiempo de comprender, perdonar, luchar, sentir, agradecer y sobre todo, amar.
Y nosotros,lectores, ¿Que esperamos encontrar cuando leemos,? Yo por lo menos  creo que queremos soñar, porque si no tenemos sueños, no somos más que pobres humanos con brazos sin fuerza, piernas que no saben a donde van, una boca que traga y ojos vacíos.
El sueño a través de la lectura y  sobre todo de la poesía, es lo que nos acerca a Dios, a las estrellas, lo que nos hace más grandes, más hermosos, únicos en el mundo.
Una persona sin sueños me parece un ser inútil y pequeño. Me apena ver a personas que solo piensan en la realidad de lo cotidiano. Para mí las almas respiran en el sueño. La grandeza del hombre se cuela en el sueño, y como ejemplo tenemos a Antonio. Y porque hay que vivir para despertar, volver, llorar, soñar, hablar sin palabras, amar, dejar de amar y ser amado, entregarte, acariciar y sonreír ante la adversidad, dejar que la belleza te abrace y por encima de todo, confiar y enredarte en lo que quieres.
Y para terminar, les digo: no dejen de leer “Apuntes junto al mar de la memoria” y saborear sus versos porque a través de ellos, conocerán a Antonio Ruiz López de Lerma.
Antonio, vuelvo a darte las gracias por haberme confiado la presentación de tu  libro  ante este auditorio tan selecto.
Y como estamos en Navidad, les recuerdo que es un buen momento para adquirirlo, bien para hacer un regalo o mejor,para disfrutarlo nosotros mismos.
Agradezco a todos Uds, la atención que han tenido  al escucharme  y a continuación atendamos al verdadero protagonista de este acto, Antonio Ruiz López de Lerma.


La grabación completa del acto se puede ver en: http://youtu.be/xMG79lKUW2k   o  en
http://www.youtube.com/watch?v=cOw_Mywol3A&feature=c4-overview&list=UUKFMpveaUMaLaYBfHSCyUsw